miércoles, 15 de junio de 2011

Reconstrucciones virtuales en metaversos

Las reconstrucciones digitales de espacios arqueológicos ya forman parte de los escenarios de los mundos virtuales multiusuario. Como utilización didáctica del mundo virtual Second Life destaca la creación de la Archeology Island por la Universidad de Pennsylvania en Indiana (IUP), donde los estudiantes participan, mediante avatares, en diferentes excavaciones: un barco hundido, una pirámide maya, un asentamiento chipriota o un poblado indígena americano. Y una experiencia similar ha desarrollado el Scottsdale Community College Anthropology (www.youtube.com/watch?v=DG7PmwBDLGg).
Otra actividad didáctica de resultado sobresaliente en Second Life es Okapi, una reconstrucción del poblado neolítico de Çatal Hüyük realizada por Ruth Tringham, profesora de Arqueología de la Universidad de Berkeley, y sus estudiantes. En la misma línea trabaja el Virtual World Heritage Laboratory de la Universidad de Virginia (vwhl.clas.virginia.edu). 
No faltan experiencias desde el ámbito hispano. La Universidad de San Martín de Porres del Perú ha incluido en su campus virtual modelos digitales de la pirámide menor del Caral, de la plaza ceremonial del Caral y de Machu Picchu. Pero por su calidad y rigor científico destaca la recreación de la torre de Hércules de La Coruña (Barneche, Hernández y Torrente, 2009). También se está trabajando en la creación de Recópolis desde la Universidad de Alcalá de Henares.
A caballo entre escenarios para el encuentro social y los juegos multiusuario están las comunidades de juego de rol de carácter histórico en Second Life (role playing communities historical), cuyas reconstrucciones virtuales, con rigor científico desigual, sirven de marco para la actividad. Pueden citarse como ejemplos Apollonian and beauty (mundo griego), Melita insula (grecorromano) o Roma. Otras reconstrucciones se hallan en la sección Real Life, como Stonehenhe, Terra Egypta, Acrópolis y Roman Forum.
(Extracto de un artículo de la autora firmante publicado en la revista Iber)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada